MÚSICA: La Perseguidora

Por: María José Ferrel Solar

“La Perseguidora” es un proyecto que nació desde el disco-punk bajo la tutela del músico y productor Jorge Zamora y Andrés Marías Rojas, que viene desde las artes escénicas. La propuesta evolucionó para convertirse en un ensamble de seis músicos con un show en vivo lo más fiel posible a la vieja tradición de la música electrónica de los años 70s y 80s: hacer música con sintetizadores reales, control de voltaje, MIDI (Musical Instrument Digital Interface).

Aunque su primer show en vivo será dentro del Mini Festivalito el próximo 9 de junio en La Paz, junto a un performance especial de Álvaro “Conejo” Arce con Ra Beat y Patricio “Pato” Pozo con Ametrino, el proyecto planea una gira nacional por Santa Cruz, Sucre y Cochabamba en este 2017.

“La experiencia de la música electrónica en vivo ha sido muy desvalorada en los últimos años con el uso de computadoras en el escenario. Generalmente el sonido de los grupos de electrónica es muy plano, plástico, no-físico y eso se debe al uso de software al momento de tocar en vivo. Nosotros buscamos que el público se embarque en una aventura sónica pero también física”, indica Zamora, encargado de los sintetizadores polifónicos.

Rojas es uno de los principales gestores del proyecto, también toca los sintetizadores, teclado guitarra y voz. La agrupación cuenta con el talento de músicos invitados como Mauricio Toledo en la batería, Alejandro Ustarez en la guitarra eléctrica, André de Oliveira en la percusión electrónica y Mikael Bildt en los sintetizadores monofónicos.

En el Mini Festivalito los seis músicos harán un remix en vivo del primer disco de la banda, llamado Pony Fever, un álbum muy crudo, con divagaciones, tomas largas y poca edición.

Rojas explicó que La Perseguidora parte de una interacción comprometida con los instrumentos y por tanto con los espectadores.

Y de esta manera la propuesta compositiva se consolida con la pericia en la batería de Toledo y de la guitarra de Ustarez, además de las fuertes influencias muy cercanas al sonido de Talking Heads, Manuel Göttsching, Steve Reich, Charly Garcia, Kraftwerk, Caetano Veloso, Liquid Liquid, James Brown y muchos artistas de Ze Records.

Pero las influencias sonoras de la banda no son solamente americanas y europeas, tiene mucho de la rumba cubana en las secuencias y ritmos de la percusión, en especial del gauguanco y conga.

Personalmente me gusta mucho la lógica del vamp en el funk y es algo que incorporamos bastante, no somos un grupo que toca canciones”, alerta Zamora quien explica que cada pieza del ensamble dura aproximadamente 10 minutos, lo cual hace que solo los más interesados se embarquen en “su viaje”.

Por otra parte, De Oliveira y Bildt aportan la raíces electrónicas al proyecto, gracias a sus inicios en la experimentación dentro este género.

“Desde mi punto de vista unir elementos como batería, guitarra y percusión con otros más propios de la música electrónica, como ser synthetizadores secuenciados es destacable. Y más allá de eso pienso que La Perseguidora tiene una identidad sonora propia y eso siempre es interesante”, señala Bildt.

Después de casi seis meses de ensayos los músicos del proyecto se encuentran comprometidos en la experiencia al vivo que propone la banda, así lo recalcó Ustarez:

“En este momento no hay un proyecto activo que presente música electrónica en vivo. Lo que se ha logrado re-versionando los temas del disco debut tiene que ver con un sonido muy particular y propio que ha  significado mucho trabajo”.

El set de La Perseguidora será registrado en vivo y constituirá su segundo disco.