LOST IN CONTEMPLATION OF WORLD

FOTOGRAFÍA: We are the world (Parte 9)

1) Fabianne (Paul Hansen-Nathan Weber)

Esta vez vamos a empezar con algo diferente. El fotoperiodismo es un oficio que no escapa a la polémica, sobre todo en casos en los que la foto es tan “gráfica” que la línea divisoria entre amarillismo y arte/aporte a la sociedad queda muy difusa. Los conflictos bélicos, los desastres climáticos, la pobreza, todo aquello que muestra la miseria y desolación humana entran dentro de un debate ético: ¿hasta dónde puede llegar el fotógrafo?

En la primera parte de We are the world  contábamos la historia del fotógrafo Kevin Carter y su foto de “la niña y el buitre”, que retrataba de manera brutal la hambruna en Sudán. Si bien la foto le valió reconocimiento, fama y premios, le llovieron críticas con relación a su oportunismo, el tipo finalmente se suicidó meses después, aunque los motivos fueron un cóctel explosivo de otros hechos sumados al mencionado. El niño (resultó que era un niño) sobrevivió a la hambruna y al fotógrafo. Pero esa es otra historia…

Aquí tenemos a una foto del sueco Paul Hansen que ha ganado varios premios en el 2010. La foto se tomó en Haití después del terrible terremoto que devastó el país y dejo cientos de miles de muertos.  Como todos sabemos, la desesperación y el caos reinaron en las calles haitianas, y la gente comenzó a saquear lo que encontraba a su paso. Fabianne Cherisma, de 15 años, se unió a un grupo de saqueadores. La policía le disparó sin miramientos cuando se estaba robando unos cuadros y algo de dinero. El fotógrafo sueco consiguió esta dura instantánea en la que el cuerpo de la niña está tumbado sosteniendo aún los objetos sustraídos y con otros dos saqueadores de fondo que siguen su camino con cajas sobre los hombros.

0150

La imagen es durísima. Otro fotógrafo, Nathan Weber, tomó una imagen no menos dura.

cherisma2

7 fotógrafos de 14 que se pararon frente al cuerpo de la niña aparecen para inmortalizar la escena. Weber relató que él no escuchó el disparo y que la atmósfera que se vivió una vez se constató que la niña estaba muerta era intensa. Aunque la foto mueva al cuestionamiento de la insensibilidad al tomar una fotografía en esas condiciones, el mismo Weber afirmó que todos se comportaron profesionalmente y que luego de tomar una foto así o presenciar un hecho de esa naturaleza, no es que luego se olviden del asunto y vivan tranquilos. Hay imágenes que siempre los persiguen por las noches.

El sueco Paul Hansen también ganaría el World Press de este año con su foto de Funeral en Gaza, que también se convirtió en blanco de polémica…no solo por la desoladora imagen que capturó sino por el uso excesivo de photoshop.

5272340

“Las muertes innecesarias deben ser inmortalizadas”,

afirmó al ser consultado sobre lo fuerte de mostrar el cadáver de dos niños que murieron durante un bombardeo israelí.  Un misil israelí cruzó el cielo y parte de su destrucción llegó hasta la casa de la familia Hijazy, en Gaza. Ahí murieron el pequeño Muhammad, su hermana Suhaib y su padre Fouad. Al día siguiente, los tíos improvisan una marcha fúnebre hasta la mezquita. El callejón parece no contener tanto dolor. Paul Hansen no podía tomar fotos en la calle porque la luz del sol lo cegaba y hacía imposible cualquier disparo. Se mete al callejón y se topa de frente con la procesión. “Me sobrevino el dolor”, dijo. Como a cualquiera que vea la foto, que hasta parece una pintura.

Quizás en ambas posturas: la ética y la no ética, hay verdades a medias. La conciencia es personal, el fotógrafo y el espectador sabrán qué sienten cuando toman/miran la foto.

2) El último beso (Bernat Armangue)

Entre tanta imagen explícita, quizás una de las fotos más conmovedoras que se puedan hacer de un conflicto tan jodido como el de Gaza es esta que tomó el español Bernat Armangue y que tituló Last Kiss. En ella vemos a un palestino que besa la mano de un ser querido que murió durante los brutales bombardeos israelíes a Gaza durante noviembre de 2012.

6a00e552985c0d8833017ee8892f5b970d-500wi

El fotógrafo barcelonés se encontraba en la morgue viendo cómo llegaban las víctimas, de pronto empezaron a entrar los familiares, gritos, llantos, despedidas. Uno de esos adioses es el que vemos ahora. Más tarde contaría:

Creo que fui testigo de un triste momento de amor.

No importa de qué lado del conflicto estés, nadie disfruta tomando fotos en momentos como esos.

Durante años he estado cubriendo el problema palestino-israelí y he visto gente de los dos lados llorando a sus seres queridos.

Pienso que eso es lo que muestra esta imagen: el precio de la guerra, no importa quién seas o de qué lado estés.

3) Siria (Javier Manzano)

Desde agosto del año pasado el fotoperiodista y documentalista mexicano Javier Manzano retrata la terrible guerra que azota a Siria. Mientras la comunidad internacional sigue cruzada de brazos, impávida ante una situación insostenible,  todos los días los reportes de muertos y heridos aumentan. El fotógrafo relata:

Es algo impresionante, jamás en mi vida profesional he visto un conflicto de esta magnitud, es una carnicería. Si no caen morteros cae artillería, si no cae artillería los jets del régimen bombardean, si no bombardean los jets es el turno de los tanques, llueve plomo en la ciudad de Alepo

En la foto, dos soldados rebeldes están parapetados en una habitación que ya ha sido atravesada por balas enemigas en la ciudad sitiada de Alepo.

"The siege of Aleppo"

Siria desde mi punto de vista no es una guerra, hoy día ya es una masacre

4) El puente (Beawiharta)

47B2CE7734F96B5B8A3E6D0E3D891

En Indonesia hubo una inundación, y el puente de una pequeña población a horas de Jakarta colapsó. El fotógrafo indonesio Beawiharta recibió una imagen por twitter de un niño cruzando lo que quedaba del puente. Al día siguiente se dirigió al lugar para comprobar con sus propios ojos que niños (estudiantes) cruzaban el puente para ir a la escuela. El fotógrafo comentó:

Un día después de sacar fotos de trabajadores de clase media en la capital de Indonesia, me costaba creer que a sólo tres horas de los lujosos edificios, un grupo de niños arriesgaba su vida para ir a la escuela.

 Meses después de que la foto fuera tomada, el puente finalmente fue arreglado.

4 Comentarios

  1. Para mi, la segunda foto es una nueva versión del niño y los buitres… algo no me termina de convencer de la profesión de foto periodista, bueno también le de periodista

     
    • Jose, sip…hasta parecen buitres…yo también tengo mis reservas sobre el oficio de fotoperiodista…sobre todo de aquellos que se dedican a las fotos de guerra, supongo que tenés que ser una persona con un perfil muy específico para lidiar con lo que eso significa. Hay una peli sobre el fotógrafo de la foto del niño y el buitre y su grupo de amigos/colegas: The bang bang Club…
      Saludos!

       

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Últimos de Fotografía

Go to Top