LOST IN CONTEMPLATION OF WORLD

TELEVISIÓN: River (BBC)

Por: Mónica Heinrich V.

Quizás lo que más atrae de River es esa comprensión abrumadora sobre el ser humano que transmite: todos estamos, de alguna manera, rotos.

river

River no es solo una serie policiaca, River habla de demonios, de vacíos, de una lucha diaria contra la locura. Su tono es oscuro y triste, algunas escenas hacen que el corazón se te encoja al punto de querer abandonarla.

Hay melancolía en esa mirada al perturbado mundo del detective John River (Stellan Skarsgård), lo denso no está únicamente en los asesinatos, el modus operandi, o la caza de un criminal. Lo denso es lo que se esconde detrás: las mentiras, las verdades, los terribles secretos de las familias “normales”, las apariciones, lo humano.

Abi Morgan, cuyo trabajo más reconocido como guionista es la también desoladora Shame de Steve McQueen, compone un mundo lleno de personajes que intentan no ahogarse en el día a día de eso que llamamos vida.

Screen Shot 2016-06-21 at 6.34.35 a.m.

Una noche cualquiera, River y su compañera Stevie (Nicole Walker) charlan, comen comida china, y mientras ella se despide alguien le dispara a quemarropa.

Stevie muere en los brazos de su compañero, y dicha muerte acosa a nuestro personaje por muchos motivos que se van desarrollando a lo largo de los seis episodios que dura la serie.

El piloto es de una belleza pocas veces vista en un piloto de este tipo de shows, ese plano secuencia en el que se descubre la muerte de Stevie y el final del karaoke son dos escenas demasiado memorables, he pensado mucho en esas escenas y en su soundtrack: el cursi clásico I love to love de Tina Charles.

A pesar que la trama gira en torno al enfermo River, tenemos más personajes: Ira, el joven policía que eligen ponerle como compañero en reemplazo a Stevie; la familia de Stevie, con una mamá Bridie que no es lo que parece ser; Chrissie, la jefa con problemas maritales; una comprensiva psiquiatra; víctimas de otros crímenes que hay que resolver en paralelo a la obsesión por la muerte de Stevie; y Thomas Neill Cream (el envenenador de Lambert) que aparece como una suerte de alter-ego de River, algo a ratos excesivo para mi gusto, pero que en determinados momentos de la historia parecía encajar perfectamente.

No, no solo se trata de un buen guión: la dirección, la fotografía, las actuaciones son un plus total. Esa cámara vouyerista que desde lejos espía a un River trabajando en oficinas de grandes ventanales. Esos cortes donde vemos las apariciones y luego no las vemos más. Ese River atormentado, esa encantadora Stevie. Esos momentos surrealistas en los que se presiona al argumento para ir al fondo del fondo. Sí, River es en conjunto una gran serie.

Al llegar al episodio 6 se descubre lo que estábamos esperando. NO es una gran sorpresa, o por lo menos pude intuirlo más o menos desde el episodio tres, pero cerramos lo empezado con más belleza, una dolorosa belleza.

Nuevamente Tina Charles nos canta que ama amar, y vos te quedás con los créditos que corren sobre un fondo negro, se te forma un incómodo nudo en la garganta mientras pensás en la locura, en las cargas, en las apariciones y, claro, en la soledad…la maldita soledad.

Mónica Heinrich V.

Lo mejor: personajes muy bien construidos, y consigue traspasar la línea de ser solo una serie de detectives y asesinatos Lo peor: algunos momentos del alter-ego, y que puede ser un poco opresiva. La escena: el plano secuencia que descubre lo de Stevie, lo del karaoke y el baile al final del episodio 6 Lo más falsete: puede que a nivel de la línea de investigación resulte más obvio el final, y se tarde demasiado en llegar a él El mensaje manifiesto: la gente está muy sola  El mensaje latente: la soledad jode demasiado El consejo: para verla de un tirón El personaje entrañable: Stevie, River El personaje empujaste: el tío sinverguenza, la vieja encubridora, el marido infiel El agradecimiento:  por una gran gran serie.

Últimos de Mónica Heinrich

Go to Top