TEATRO: Telón cerrado

 Esta nota se refiere a la experiencia de los alumnos de la Escuela Nacional de Teatro. Esta escuela se encuentra en el Plan 3000 y cobija en ella a numerosos alumnos de todo el país.
18729_teatro_de_la_comedia__foto__cntc_

TELON CERRADO

KRE PUCTE

KRE PUKTE
TODO DEBE
COLOCARSE

PEK LILE

KRE EN UN ORDEN
CASI FULMINBANTE PEKTILE
E KRUK
PTE

Fred susurra en lo oscuro
– Artaud me jode la onda primo. Uno lo odia… lo ama como a un padre a quien no ha conocido. Ángeles, fantasmas, duendes y demonios te comen el cerebro , te muerden el corazón, te escarban el alma y te quedás ahí tirado en el corral, preguntando…buscando la huella…¿dónde mierda se fue Kantor, Meyerhold, Artaud y toda esa pandilla mortal?, crueles testigos de esta marea.Un coro trágico responde desde la oscuridad con ese haiku creado en las lomas de arena: oye Krispín, la huella queda , pero el caballo blanco ya no está.Marcos parafrasea. “SER UNA CAÑA HUECA, UN TUBO, QUE EL TEXTO TE ATRAVIESE COMO UNA LUZ Y SE PROYECTE CUANDO SALGA DE TUS ENTRAÑAS”. Y luego, dispara: “traer al público a tu esfera para asesinarlo”

Triturarlo con armas de paz, de justicia, armas de la crueldad cargadas de ternura , corazón, memoria y razón.

Y aquí estamos, en el Plan 3000, un lugar que sirvió de refugio a cientos de victimas del turbión del 83. Hoy por hoy, nos acoge, también, a nosotros como refugiados en su templo
.
Quiero ser actor. ¿Por qué? me preguntan. No sé , tal vez, porque como dijo Cipe: “cuando nací, la primera palmada que me dieron en el culo fue mi primer aplauso por mi primer desnudo en público”; o, tal vez, porque no quiero perder la oportunidad de decir que me doy cuenta. De luchar otra vez, de decir, de testificar que existo a través de la escena, a través de un texto; o, tal vez, es en honor a la juerga que armaba mi abuela Melania en la fiestas populares con los tordos de Pompeya; o a lo mejor es culpa de Don Severo, mi bisabuelo, que era a quien llamaban en el pueblo cuando querían escuchar historias de a caballo; o puede ser por esa mariposa, que maté en la pista, para ver si era verdad que sus colores se calcaban en mi piel., o, tal vez, ahhh… ya sé, no…no, no…

Luis vomita haiku con una secuencia de aikido

Haiku 1 Hai2ku 3 Haiku

un aula brilla unos están vivos trabajo duro
¿soy yo el que camina? otros muriendo están recompensa: aprender
una vida corre (todos naciendo) teatro sin piedad

antoninartaud1

Pico, sentado contra la pared, se fuma un pucho. Selma, su esposa, apoyada en su regazo
– Fue muy difícil el venir, no tanto por el hecho de tomar la decisión (que ya la tenía muy clara) sino por el hecho de salir de mi ciudad, el separarme de mis raíces, y sobre todo el distanciamiento con mi hermano, ya que si bien es cierto que todo cambio es difícil, yo no sabia que el desenraizarse dolía de verdad, y no tanto a un nivel meramente afectivo, sino que el dolor es tan tangible, que parece una cuestión física. ¿Qué fue lo mejor de entrar a la escuela?,me parece casi imposible el poder decidir que es mejor, el “tempo-ritmo” de Fiore, “la palabra” de Regis, los resonadores de la profe Carmen el adagio de Gonzalo, no sé si me proyecto más con los elementos de Marcos o con los estados en la diagonal de Muriel, tampoco podría decir si se siente mejor la primera vez que das la vuelta estafa de Emilio o cuando sale bien el “Vientre de la Ballena” con Andrés, o si son mas importantes los conocimientos de historia del teatro que nos regaló un magnífico profe que tiene sangre cubana, o los movimientos del coro trágico y su corifeo, instruidos por una de las mejores hijas de Uruguay, que hoy radica en Francia, o hasta donde podemos despegar los pies del mundo al respirar por la nariz de nuestro clown, o que tan bien respiras prana antes de decir “ohm”, sin olvidarnos de distinguir si todo lo anterior es un rasgo físico o psicológico como nos enseñó Marta, y tampoco podría olvidarme del movimiento escénico de Hugo.

Eso es solo uno de los problemas que se me presentarían al tratar de contestar esa pregunta, sin meterme en otras cuestiones, como por ejemplo, las maravillosas personas que tengo el honor y el gusto de decir que son mis compañeros de curso, todos tan distintos, tan urgidos. Cada uno con un mundo interno, capaz de sentir, pensar y expresar tantas cosas, toda una vida no sería suficiente para conocernos la mitad de lo que quisiéramos, y todos avanzando paso a paso, por los caminos de este maravilloso arte sagrado que nos inflama y que gracias a la ENT podemos cultivar a un nivel y ritmo, que sin la escuela, hubiera sido simplemente imposible. Gente con la que se comparte desde un par de gritos cuanto los temperamento se encuentran al crear lo nuestro, hasta las anécdotas mas hilarantes, o simplemente el tener que sacarse los zapatos y las medias, y juntos tener que correr bajo un diluvio para poder pasar los charcos que se forman, y así llegar a pasar clases (incluso en Viernes Santo).

Toto
– Año 1
Aprendiendo
Actuando
A veces
Amando
Artaud
Aguante
Arte
Anartelo
Avanzando
Antonio0

Sandy baila al ritmo de You can leave your hat on, de Joe Cooker
– ¡¡¡¡Qué placer estar aquí!!!!!
Esta mañana me levanté a las 6, tomé mi desayuno, metí en mi bolsa mis zapatillas de ballet, mi desodorante, mi agüita y mi toalla; Además hoy estreno una polera y una calza…¡qué zzzúper!…Salgo a la calle y me subo a la línea 36 que me deja en la puerta de la Universidad…¡Yeeeeeee! ¿Qué hora es? Son las 8 a.m… comenzamos este camino de sueños, creaciones, estiramientos, sufrimientos, ooohhhh…abdominales, meditaciones, improvisaciones, acuerdos y desacuerdos. Y por supuesto, errores y anécdotas.¿Qué hora es? Vaya, son la 1:30 p.m…Qué rápido…qué sed, qué hambre…A continuar esta aventura allá afuera con un pie en la tierra y otro en el cielo. Mañana será otro día my friend.

Karol
– El teatro, donde a partir del AMUKI nos elevamos para conocernos y escucharnos en el CHUJU con todos los espectadores. Es entonces cuando comprendemos que la unión íntima de los humanos es a través del espíritu y podemos gritar con toda la fuerza JALLALLA a la vida.

Gaby
– Estudiar teatro es estar conciente de que nos convertimos en sacrificados, pero es un sacrificio que amamos, al cual nos entregamos cada día. A pesar del frío, el calor, la distancia, el tiempo, la falta de recursos económicos, dejamos en las aulas lo que nos provoca al alma, el corazón, ser actores que provoquen.

Vanessa
– Levantarme a las 6:30 de la mañana, darme una ducha, desayunar algo nutritivo y sano, esperar a que llegue Chichi Kim a las 7:00 y encender la Peta-móvil mostaza para empezar el desafío de llegar a la escuela, luego de pasar a buscar a Guillermo Sicodowska.Si no se pincha una rueda, no se cruza un auto, una persona o si no nos quedamos sin gasolina antes de llegar a la gasolinera, podemos estar puntual en la escuela a las 7:55, dispuestos a trabajar, probando, buscando y aprendiendo día a día y así lograr trasmitir a través de nuestro cuerpo, sensaciones y verdades. Sería una operación muy difícil de realizar sin la ética y la técnica que nos da la escuela, y por supuesto, sin todo el compromiso que tenemos y le debemos al público, como actores bolivianos.

Diego
– Somos una diversidad unida por un mismo objetivo.

John
– Espectros quejosos buscan luz en el templo…templo confesionario del no ser. Los quejosos se hallan en su valle, valle pleno sin límites, ni leyes. Regar, regar, regarlo…echar un rocío de letras…experiencias, cosechar sueños y deseos…respirar, respirar, contener la respiración…Echar al vacío los malos deseos. Junta energía, une fantasías…Construye monumentos corporales. Despertar, despierto, llego a mi lecho… Destino inocente y soñador…Destellante luz enarbola mi templo.

Ana
– Vibraciones de energías inimaginables hacen a los cuatro elementos tierra, fuego, agua y aire. Danzar, cantar y acrobatear con la libertad de crear en la escena. Devorar la técnica y defecar las delicias del arte.

Fred
– El otro día en la clase de danza., Yovinca me voló la uña del dedo gordo. Intenté encender el caldero de Muriel por si bullía la energía y comencé rápido con la diagonal, vista puesta en la colina. En mi desesperación busque a Stanislavski y su memoria emotiva para que jale a mi favor y me anestesie un poco el dolor… o sea, ahí estoy yo tratando de buscar el estado justo., pensando, buscando intentando recordar las cosas más lindas de la vida…..pero… puta que me dolía, pariente .
Hasta la fecha me pregunto ¿ cómo hizo mi compañera para no fallarle a mi uña, siendo yo un tipo de 1,82 m.?

Al final de la improvisación que había marcado Gonzalo, Elina, que estaba en la otra esquina, me dejó perplejo. El nivel de elongación que ha alcanzado hace olvidar cualquier sacrificio

Los días pasan rápido y en la Escuela Nacional de Arte Dramático esta constante no es una excepción, cada módulo es un perro que te muerde los talones. El que rayó la cancha me dijo un día, que la escuela no es un medicamento que ingieres y te curas. Hay que estar, hay que trabajar, vivir día a día el proceso, agarrarte duro de la baranda del catre para parir al actor.

La escuela sirve incluso para darte cuenta si el teatro no es lo tuyo y si debes buscar otro papel en esta obra…

Y así, en el camino somos Creón, Antígona, Hemón, o un soldado muerto que llora solo en el desierto frío porque extraña a su hermanito que dejó al partir. Nos ponemos las máscaras de héroes y tiranos, hombres, mujeres, muertos y vivos. Nacemos y renacemos en sus vidas, tal vez porque la nuestra no es suficiente para decir que existimos.

Borges escribió sobre Shakespeare “Antes o después de morir se supo frente a Dios y le dijo: Yo que tantos hombres he sido en vano quiero ser uno yo. La voz de Dios le contestó desde un torbellino: “Yo tampoco soy, yo soñé el mundo como tu soñaste tu obra, mi Shakespeare y entre las formas de mi sueño estás tú que como yo eres muchos y nadie”.

Aquí estamos nosotros, los nadie que queremos ser muchos.

Se abre el telón

Fred Núñez P.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

*