LOST IN CONTEMPLATION OF WORLD

EN CARTELERA: Django unchained

El tal Tarantino

Pues como hay de todo en la viña del señor, hay gente que no gusta de Tarantino y/o de sus películas. Hay gente que cuando va a mirar una película de Q.T. (como le dicen los amigos) espera que el guión sea de escuela cinematográfica europea, que la dirección sea correctita o con una propuesta acorde a las nuevas épocas/tecnologías. Sí. Hay de esos. Los he visto.

Luego se topa con cosas como Django unchained y es la decepción. La llaga llena de gusanitos blancos. Porque Django no tiene el guión de escuela europea, además su dirección no es vanguardia sino reciclaje, así que sale del cine preguntándose porqué tanto alboroto con ese crispín, con ese tal Tarantino, con ese tal Django, si todo es tan miserable y triste.

Podría citar la respuesta de Tarantino al hinchapelotas Spike Lee, algo sobre pararse en una silla y besar su…hmmm. Sí, podría, pero vamos a hablar de nosotros, de los que sí nos gusta Tarantino, de los que sí disfrutamos con sus películas, de los que ignorando la máxima de no conocer jamás a alguien que admirés, se imaginan un intercambio de chelas y un visionado de clásico de medianoche con un Tarantino algo ebrio y verborrágico.

Tribute_to_Tarantino_by_maing

Quentin Jerome Tarantino es uno de los nuestros. Ama al cine. Devora cine desde que tiene uso de razón. Y su estilo es el resultado de abandonar la escuela a los 15 o 16 años y dedicarse a su pasión. Primero pasando clases de actuación y luego de empleado de un videoclub. Cuentan los que en esa época lo conocieron que Tarantino era el preferido de los clientes, que había gente que al entrar al videoclub le decía: ¿Quentin, qué se me apetece ver hoy?

Y Quentin sabía exactamente qué le podría gustar a ese cliente. Podía recitar el nombre de los directores, de los actores protagónicos, de los secundarios, decir de qué trataba el filme y si había suerte hasta representaba escenas de alguno de los diálogos que se sabía de memoria.

Ese era el tal Tarantino. Evidentemente que con dicho perfil deben haber cientos o miles en el mundo entero, por lo que no aceptar que el talento de Tarantino va más allá de la anécdota sería algo muy tonto.

La suerte, que como escuché no recuerdo dónde , es el resultado de la preparación y la oportunidad, hizo que uno de sus guiones finalmente sea aceptado y financiado para que lo dirija él mismo. Antes, escribió Asesinos por naturaleza que finalmente filmaría Oliver Stone.

De ahí, no paró.

Aunque no se trata del director de cine más prolífico, su breve filmografía ha calado hondo en el inconsciente colectivo. Perros de la calle y Pulp Fiction son sus películas más emblemáticas.

Después de Malditos Bastardos, cuya escena inicial (la del cazador de judíos en la cabaña) es una de las mejores que le hemos visto, regresa con Django unchained.

django_unchained_ver8_xlg

Django unchained o Django sin cadenas, le rinde un merecido homenaje al spaghetti western y además lo mezcla con una mirada extrema a los dos años antes de la guerra civil americana. La época de la esclavitud.

Si te vas a meter con un tema tan jodido (ya lo hizo en Malditos Bastardos) tenés que meterte hondo, las tibiezas  no aportan ni sorprenden. Además, tenés que ser muy hijo de puta para salir airoso del paso.

Quentin lo logra con una historia que no admite reproches sobre la fidelidad histórica ni apreciaciones puntillosas sobre lo light de su tratamiento: El Dr. King Schultz (dentista) intercepta a unos esclavistas que están trasladando negros en medio de un camino.  Charlas van y vienen, y Schultz encuentra a Yango (la d es muda). Como es muy característico del cine de Tarantino, la primera escena dibuja a los personajes principales: Un culto y carismático Schultz (inspirada interpretación de Christopher Waltz) y un sombrío/atormentado Yango.

Ambos emprenden un periplo en pos de la venganza, la bonanza económica y la redención étnica. Para los despistados aclaro que el filme no es un tratado de derechos humanos a presentar en la ONU o en la OEA, la película es solo una película cuyo planteo no pretende ir más allá del entretenimiento y de la somera reflexión (somera). Es una caricatura de la miseria del ser humano, de lo ridículo que puede llegar a ser: humanos esclavizando humanos, etc…

En ese sancocho conoceremos a Monsieur Candie (Leonardo Di Caprio)  un rico hacendado esclavista fanático del mandingo y a su fiel-emputante esclavo Stephen (Samuel L. Jackson).

Nada importa que el mandingo no haya existido realmente, es un homenaje más, una referencia que se contonea con el resto de las que aparecen a granel: la hija del hijo del pistolero, el trajecito azul que dice: Hola, Murnau!, Franco Nero y sus guantes blancos, el Hércules Negro, El Gran Silencio, El Búfalo blanco, Bonanza, el cuadro de Gainsborough, poemas alemanes de héroes y doncellas, y montón de cosas que rondan la afiebrada mente de Q.T.

La fotografía a cargo de Robert Richardson no decepciona. Richardson ha sido responsable de Kill Bill 1 y 2, así como de la espectacular fotografía de La invención de Hugo, El Aviador, Shutter Island, Malditos Bastardos, El Buen Pastor, Shine a Light, y otras. El señor sabe lo que hace, escenas como la puesta de la mesa con las velas antes de la polémica cena, o la de los algodones manchados de sangre, o la de la balacera. Ajá, su fotografía es sencillamente hermosa.

Django-BLood-spatter

Como hermosa y estremecedora es la banda sonora. Qué buen soundtrack. Hay espacio para Morricone y Bacalov que musicalizan el filme con ese airecito a western tan clásico, hay espacio para Tupac Shakur, James Brown, Jhonny Cash, y hay espacio hasta para Fur Elise. Un soundtrack de lujo que hace exclamar a alguno de los espectadores: “No puedo creer que se atrevió”.

Los exquisitos diálogos entre Monsieur Candie y Stephen son para partirse de risa. Esa traición racial de la que hace gala Stephen es el condimento justo, el cherry de la torta, la bizarra relación entre ambos aliviana notoriamente la experiencia del espectador que ya anda mirando el reloj cuando llegamos a esa etapa y aunque en un principio la interpretación de Samuel Lee Jackson me pareció algo estridente-teatral, la segunda vez que vi el filme la encontré encantadora.

El siempre olvidado por la academia Leonardo DiCaprio, crea un personaje odiable: un roñoso, sádico, maldito esclavista con aire ñoño, delicado, wanna be aristócrata francés. Monsieur Candie es el complemento ideal para un Dr. Schultz creado a la medida de Waltz. Recordemos que Tarantino generalmente escribe sus guiones con los actores en mente que van interpretar sus personajes. Waltz es muy parecido a Schultz, es un austriaco correcto, muy culto, poliglota, que no gusta de los confiazudos, y que siempre se expresa en forma educada, tal cual el dentista caza-recompensas.

Jamie Foxx es un Django algo ensimismado. Hay quienes reclaman que el actor no sea más expresivo dado el aire caricaturesco del resto del elenco, pero desde mi punto de vista, Django es como tiene que ser. El resto del casting deambula con igual suerte interpretando sus respectivos personajes.

django-unchained-24

La sangre a borbotones que los fans de Tarantino esperan en cada película suya, aparece para cubrir todas las expectativas. Balazos en los que el líquido rojo brota de manera irreal, roturas de ligamentos, azotes, desmembramientos, luchas cuerpo a cuerpo, violencia verbal y visual, agitan la pupila.  Aún así no es la película más violenta de Tarantino. Tampoco es una película que se destaca por los litros de sangre que chorrea, yo diría que la película destaca por su humor. Por ese humor negro (del negro excepcional) con el que se envuelve toda la parafernalia de las plantaciones, la esclavitud, la venganza. Un humor necesario para unos, desubicado para otros.

Quizás en el guión, escrito por el mismo Tarantino, es donde sus detractores pueden regodearse más. Es un guión plagado de las frases armadas tan tarantinescas, un guión que se alarga demasiado y que no sabe cuándo parar, que no se preocupa mucho por la verosimilitud ya no de los hechos históricos sino del sentido común de la historia. SPOILER (los que no la hayan visto, salten a lo que sigue)

–        como cuando Django se encuentra con dos de los tipos de los que se quiere vengar y los mata violentamente. El personaje de Don Johnson viene desde la casa principal armado y seguido de sus matones debido al alboroto, sin embargo el otro hermano de los muertitos que está en el campo de algodones no se da cuenta de nada…ni él, ni los trabajadores…

–        la escena en que muere Schultz, el “no pude resistirme” en lugar de meterle bala a todo lo que se mueve no condice con el personaje ni con las habilidades demostradas a lo largo del filme.

–        Como tampoco tiene sentido la escena final en la que Django regresa a Candyland y aparece después del funeral y todos se quedan como mensos escuchándolo hablar en el segundo piso en lugar de directito hacer que lluevan proyectiles.

SPOILER (FIN)

Y así varias más que ya me da flojera puntualizar por el simple hecho de que no me importan en absoluto. No me importan los errores u horrores de la trama. No me importa que lo peor sea el cameo del propio Tarantino en una actuación que roza lo grosero, y que le hace flaco favor al filme. Ni que la película pueda/deba terminar 30 minutos antes de lo que termina. NO ME IMPORTA.

django-unchained-foxx-waltz-1024x605

Django Unchained es un filme en el que se ve que ese tal Tarantino la pasa chancho filmando, la pasa chancho actuando, la pasa chancho haciendo cine,  y nosotros, los espectadores, no podemos menos que pasarla chancho viendo su trabajo.

Cuando hay  placer orgásmico desde dentro de la pantalla hacia fuera, solo queda guardar silencio, agradecer y lanzar un suspiro en la oscuridad.

Lo mejor: divertida Lo peor: se alarga innecesariamente, y tiene baches de guión  La escena: toda la secuencia de la cena, desde que ponen las velas hasta que se descubre el asunto, también la de la emboscada del KKK Lo más falsete: los flashbacks de la doña de Django El mensaje manifiesto: el cine es un parque de diversiones El mensaje latente: no todos pueden subirse al carrusel El consejo: hay que verla en el cine El personaje entrañable: el Dr. Schultz El personaje emputante: Broomhilda, seh…me emputan las damas caídas en desgracia que esperan al caballero de la brillante armadura y encima la cagan El agradecimiento: que se nota la entrega de Tarantino

Django-Klansme-650x275

CURIOSIDADES

Tarantino escribió el papel de Django para Will Smith, los agentes y el publicista de Smith rogaron al actor que aceptara el papel, pero aparentemente Smith no estuvo interesado.

Django fue interpretado por Jamie Foxx, al ser consultado sobre la participación de Smith en su lugar, dijo para Fotogramas: La película no habría sido igual con ese tipo Tom de Will Smith… Habría sido como ‘Wild Wild West’ ¿Viste esa mierda de película de Wild Wild West? Pues ahora imagínate al príncipe de Bel Air de Django…Imagínatelo y muérete de risa, vomita, enfádate o lo que te parezca… O sea… Da gracias a que yo soy Django… Ya verás la película y te va a encantar: ¡tus jodidas hormonas de blanquito español se van a volver negras de la emoción! Lo de Will no sucedió. Punto. Sé que va a venir por aquí, por Cancún, vendiendo una película, o la cienciología, o la carrera de sus hijos… No sé, no me importa en absoluto…

Django es el primer filme que no edita la colaboradora habitual de Tarantino: Sally Menke, quien falleció en el 2010.

Tanto a Sacha Bara Cohen y Jospeh Gordon Levitt les ofrecieron papeles que Tarantino escribió específicamente para ambos, debido a conflictos de horarios los actores rechazaron participar y Tarantino eliminó los personajes.

Tarantino escribió el papel del cazador de judíos de Malditos Bastardos para Leonardo DiCaprio, como no pudo participar DiCaprio le prometió al director que sí o sí participaría en su próxima película. La deuda fue pagada con su interpretación de Monsieur Candie.

Es la sexta colaboración de Samuel L. Jackson con Tarantino.

La película se filmó en 130 días, es el rodaje más largo de la carrera de Tarantino.

Este es el primer filme en 16 años de la carrera de Di Caprio en que no encabeza los créditos.

En la escena en que Leonardo DiCaprio golpea la mesa y se corta la mano, el corte no estaba en el guión. DiCaprio no se dio cuenta que el vaso estaba ahí y lo rompió con el golpe cortándose realmente la mano. El actor siguió actuando y Tarantino calificó a la escena de “memorable”.

James Remar tiene dos papeles en la película, uno como Ace Speck (esclavista que muere al principio) y otro como Butch Pooch, uno de los matones de Candie.

El apellido Schultz es referencia a Paula Schultz, el nombre que aparece en la tumba de La Novia (Uma Thruman) cuando es enterrada viva en Kill Bill 2.

La palabra nigger es dicha más de 110 veces a lo largo del filme.

Django es una palabra gitana que significa “Yo desperté”.

En la escena en que los hombres están jugando poker, la apuesta se realiza con orejas de los esclavos.

Hubo problemas entre Tarantino y Dicaprio, que el mismo Foxx ventiló en una entrevista para Fotogramas: “Todo lo que pasó rodando, ya pasó. Es verdad que DiCaprio podría ayudarnos y atender a la prensa, y no hacerse una foto y largarse, pero cada cual es como es (…) Es cierto que con Quentin tuvo diferencias muy grandes. Una vez el diálogo se hizo con los puños y gracias a Dios las armas no estaban cargadas de verdad. Todo volvió a la calma, pero yo nunca entendí qué pasó. Hay algunos chicos caprichosos que se creen lo más porque han trabajado con Scorsese”.

Spike Lee avivó la controversia cuando expresó su malestar ante el tratamiento de la esclavitud a través de Django: “No iré a ver ‘Django’, sería una falta de respeto hacia mis antepasados. La historia de la esclavitud no es un ‘spaghetti western’ al estilo Sergio Leone, fue un Holocausto, mis antepasados eran esclavos, secuestrados en África. Yo les rendiré homenaje no viendo la película” , agregó el cineasta afro quien ya en años pasados había acusado de racismo a estrellas como el propio Tarantino, también a Clint Eastwood e incluso a Walt Disney.

Django unchained está dedicada a David Carradine, Sergio Corbucci, Isaac Hayes, Sergio Leone, Gordon Parks, Sam Peckinpah y Tony Scott.

El caballo de Django es el caballo de Jamie Foxx en la vida real.

Mónica Heinrich V.

Si ya la viste,puntúa la película!

Últimos de cine

Go to Top